Proceso de selección

En todo proceso de selección de personal hay 4 fases:

1. Preselección
En la situación actual en la que nos encontramos, el número de candidatos que se presenta a una oferta de trabajo es bastante elevado por lo que es necesario hacer una criba inicial que haga que el proceso de selección sea menos largo y costoso. La finalidad de esta fase es la de reducir el número de candidatos a una cantidad adecuada para realizar las distintas pruebas programadas posteriormente.

Una de las maneras más fáciles de llevar a cabo esta selección es mediante la preselección de candidatos a través de os currículum vitae de los candidatos. En esta primera criba aquellos candidatos que no cuenten con la formación adecuada necesaria para el puesto de trabajo o cuya experiencia profesional no sea suficiente para el puesto de trabajo a ocupar, serán descartados. En este apartado se corre el riesgo de descartar a algún candidato que encajara con nuestra oferta de trabajo.

2.Realización de pruebas
Los candidatos que han superado la fase anterior suelen ser convocados para realizar una serie de pruebas. En ocasiones, lo primero que se hace es una entrevista preliminar para establecer un primer contacto, aunque lo normal es que se pase directamente a la realización de las pruebas.

Los principales tipos de pruebas que se suelen llevar a cabo son tests psicotécnicos con los que determinar las aptitudes y la personalidad del candidato, pruebas profesionales relacionadas con el puesto en cuestión, pruebas de conocimientos sobre temarios preestablecidos (generalmente reservado a la Administración Pública), pruebas físicas e incluso pruebas grafológicas.

3. Entrevistas
Con las pruebas realizadas anteriormente se consigue la reducción de un número de candidatos, a nuestra oferta de trabajo, a una cantidad más óptima. Una vez llegado a este punto se pasaría a conocer a los candidatos de forma individual a través de una entrevista personal.

La finalidad de la entrevista es que la información previa que se tenía del candidato sea la correcta. Además, las entrevistas son utilizadas para conocer la disposición de los candidatos al puesto de trabajo una vez que se le ha proporcionado más información sobre el mismo (tareas a realizar, horario, salario, etc).

Existen distintos tipos de entrevistas y debemos elegir la que mejor se adapte a nuestras necesidades: individuales, en grupo (se atiende a varios entrevistados a la vez), en panel (varios entrevistadores y un solo entrevistado), estructuradas (con un guión), no estructuradas, etc.

4. Fase final
Tras la fase de entrevista el número de candidatos se ha reducido bastante, por lo que ha llegado el momento de elegir a la persona o al grupo de personas que se incorporarán a la empresa. Para ello, ha de tenerse en cuenta toda la información recopilada durante las tres fases anteriores y ser lo más objetivo posible.

Una vez tomada la decisión, muchas empresas realizan un examen médico y, si se supera, se producirá la incorporación, que inicialmente puede tener un periodo de prueba y una fase de acogida y adaptación que interesa que sea lo más breve posible.